Galletas de cáñamo a la Chopin

Con música se cocina mejor, (en realidad, TODO se hace mejor) de eso no hay duda. Se mete en nuestro cuerpo y en un momento estamos removiendo o batiendo a ritmo de blues, rock n’ roll, o suavemente con una balada.

De música hay mucha, y nos puede parecer que algunas melodías son más adecuadas para cocinar que otras. Luego, cada una de esas canciones nos recuerda, nos gusta o parece idónea para determinadas cosas o recetas.

Mucho se habla de los olores y sabores de los alimentos. Pero…. ¿cómo es la melodía de las naranjas, o el ritmo en un puñado de arroz? Bueno, pues escucha y disfruta.

http://www.diegostocco.com/music-from-nature/

Me gusta hacer conexiones entre temas “ilógicos”, “creativos”: música y comida, oído y gusto, olfato y vista y memoria, música y dibujo…

He aquí pues una de mis creaciones pastelero-musicales: Galletas de cáñamo a la Chopin, los estudios y polonesas de Chopin.

El cáñamo ha sido una fuente importante de alimentos, fibras y medicamentos durante miles de años. Los documentos más antiguos existentes que describen el uso de las semillas de cáñamo como alimentos y medicina proceden de China. Hay una buena evidencia de que el cáñamo se empezó a usar como fuente de fibra y medicamento en toda la Cuenca del Mediterráneo, desde levante (Egipto) hasta poniente (Marruecos), varios siglos antes de Cristo.

A mediados del siglo XX, el Cannabis (cáñamo incluido) se sometió a un estricto sistema de fiscalización internacional, al quedar incluido en la lista de las sustancias estupefacientes de la Convención Única de Naciones Unidas de 1961, piedra angular del régimen prohibicionista aún vigente hoy en día. Como consecuencia, el cultivo del Cannabis pasó a estar prohibido, a excepción hecha del cultivo para fines científicos y del cultivo de ciertas variedades con una baja concentración de principio activo estupefaciente, cuyo uso puede permitirse para fines estrictamente industriales, tales como la producción de fibras y semillas. Las variedades de cáñamo industrial en Europa tienen niveles inferiores a 0.2 % de THC (Delta-9-tetrahidrocannabinol).

Las semillas de cáñamo y sus derivados (como el aceite, la harina, etc), debido a sus propiedades nutritivas, su contenido en ácidos grasos, vitaminas, proteínas y minerales, se consideran como alimento fundamental para la dieta humana, o sea, se considera un superalimento.

El ácido inoleico “omega-6” (18:2n-6, LA) está presente aproximadamente un 55% y el omega-3 alfa linolénico (18:3n-3, ALA) se encuentra al 20%. Además, se han encontrado cantidades significativas de sus respectivos productos metabólicos como la presencia de ácido gamma linolénico (18:3n-6, GLA) que oscila entre 1-4%, y el ácido estearidónico (18:4n-3, SDA) que se produce alrededor del 0.5 al 2%. Aunque la mayoría de los aceites vegetales tienen al menos alguno de los EFAs, es inusual que contengan cantidades tan altas de ambos, y también es inusual que se encuentren en una proporción de alrededor 3:1 de omega-6/omega-3, siendo esta relación la recomendada para la ingesta humana.

Actualmente cerca del 50% del mercado global de aceite de cáñamo se concentra en la industria alimenticia y suplementos nutricionales. La otra mitad del comercio mundial se centra en aplicaciones cosméticas (jabones, champús, cremas…) y otros uso industriales (biodiesel, barnices…).

 

Escribe un comentario: