Avellana

La avellana es el fruto del avellano común, Corylus avellana. Etimológicamente proviene del latín nux abellana, «fruto seco o nuez de Avella», pueblo de la provincia italiana de avellino. Tiene un diámetro aproximado de 10 a 15 mm. El núcleo de la semilla es comestible como fruto seco, usándose tanto en crudo como cocinado (entero o en pasta). La piel oscura que recubre la semilla tiene sabor amargo por lo que en ocasiones se retira para el consumo.

Información

Las avellanas pertenecen a la familia de las Betulaceae y al género Corylus. Necesitan un clima templado, pero húmedo, para crecer sin problemas. Es originaria de Ponto en Asia Menor. Se tiene constancia que ya se consumía en Mesopotamia, en el Neolítico, porque se han encontrado dibujos y restos en las cuevas. Los griegos se la llevaron a Grecia y de ahí se extendió a otros países. A España llegó recientemente, en el siglo XIX.  Los principales países productores de la avellana son Turquía, Italia, EEUU, España, Azerbaiyán, China e Irán.

La avellana de Reus (Baix Camp, Cataluña) tiene Denominación de Origen Protegida. También hay una gran producción de avellanas en el municipio de la misma comarca, La Selva del Camp, en la localidad castellonense de Benasal, así como en el Principado de Asturias.

Las avellanas son un fruto del que se aprovecha casi todo: las cáscaras se utilizan como comestible; las hojas dan de comer al ganado; la corteza y las hojas lo utilizan los laboratorios, para fabricar Coagulante; la madera que envuelve el fruto también se aprovecha para hacer pequeños objetos de madera.

Gastronomía y repostería

En la repostería española, la avellana es muy utilizada como ingrediente en la elaboración de postres tradicionales, como los turrones, las garrapiñadas, y las tartas, además de chocolate, los helados y dulces, o como aperitivo. En Europa es uno de los principales ingredientes de las cremas untables de cacao o similares, como Nutella, Nocilla o Duvalín. La pasta de avellanas es uno de los principales ingredientes de los torts vieneses.

La avellana también se consume como leche de almendra o horchata de almendra.

También se obtiene de la avellana un aceite de sabor fuerte y característico para uso alimentario.

Beneficios de las avellanas

Entre sus propiedades la avellana tiene una alta concentración en grasas: del 50 % al 60 %. Además, posee un 10 % de agua, un 5 % de sacarosa y proteínas como la Cofilina. Al ser rico en magnesio, vitamina B y Vitamina E, este fruto resulta especialmente eficaz contra el envejecimiento. Fortalece el sistema nervioso. Las avellanas, que aportan unas 550 calorías por cada 100 gramos, son una fuente excelente de magnesio y cobre.

Altamente nutritivas por su contenido de proteínas, grasa y minerales. Antiguamente eran recomendadas como remedio contra las mordeduras de animales venenosos, la cura de Amibiasis, tos y la uricemia; en las ceremonias matrimoniales era considerado como un emblema de fecundidad. Es utilizada por sus características organolépticas, además de proporcionar calcio, es un alimento energético por su alto contenido de aceite, proteínas y carbohidratos. Es fuente natural de Vitamina E y C, es un excelente Antioxidante: disminuye la oxidación celular. Ayudan a:

Combatir el estreñimiento y ayudan a la digestión.
Reducir los niveles de colesterol.
Prevenir enfermedades cardiacas y proteger el sistema cardiovascular.
Combatir el cansancio, la fatiga y el envejecimiento. Ayudan a la resistencia de los deportistas.
Combatir enfermedades como la artritis y la osteoporosis.
Aportan grasa no saturada. Contienen ácidos grasos Omega 3 y Omega 6. Éstos son considerados esenciales ya que el cuerpo no puede producirlos, por lo que deben ser incorporados a través de los alimentos.
Evitan la descalcificación.
Aportan hidratos de carbono complejos y proteínas de origen vegetal.
Tienen propiedades antiinflamatorias.

Su aporte calórico es alto, por lo que hay que cuidar que la porción a consumir no supere el tamaño de un puñado o un cuarto de taza al día.

Comer frutos secos no engorda. Los frutos secos se deben masticar bien, ya que los trozos grandes dificultan la digestión y no se absorbe toda la energía que pueden proporcionar. No deben añadirse como un alimento extra en la dieta, sino como sustituto de productos como bollería industrial o las patatas fritas.

Se recomienda comer fruta seca 5 veces por semana reduce los infartos en un 51%, según los expertos. La fruta seca es beneficiosa para controlar los niveles de lípidos en la sangre, ya que contiene grasas y muchos nutrientes protectores. Se recomienda una dieta mediterránea, ya que incluye muchos frutos secos. En la dieta vegetariana se come la fruta seca para proveerse de Proteínas.

Posee un alto valor nutricional: 16 % de proteínas y 62 % de aceites insaturados. Además contiene significativos niveles de tiamina, niacina y altos niveles de calcio, fósforo,magnesio y potasio.

Puedes encontrar avellanas en nuestros productos: brownie, carquiñolis, pesto de perejil

Alérgenos: Por ser un fruto seco, hay personas que son alérgicas a la avellana.

Condiciones de conservación: Conservar en un lugar fresco y seco, protegido del sol.

Fecha de consumo preferente: 1 año después de la compra

Proveedor: Oleander www.oleander.com