Mandarina 2

La mandarina es el fruto de las diferentes especies de cítricos llamados comúnmente mandarino. Pertenece al grupo de frutos llamados hesperidios y su pulpa está formada por un considerable número de gajos llenos de zumo o jugo; el cual contiene mucha vitamina C, flavonoides y aceites esenciales. Es el cítrico más parecido a la naranja, aunque de menor tamaño, sabor más aromático y con mayor facilidad para quitar su piel en la mayoría de las variedades, así como una acidez ligeramente inferior y una mayor proporción de azúcares simples. Estas propiedades hacen que se considere de fácil consumo para jóvenes y ancianos. La mandarina es de otoño en el hemisferio Norte.

Origen

Popularmente nos referimos a ellas como “mandarinas de las China”. Y es que la mandarina proviene de las zonas tropicales de Asia. Se cree que su nombre se debe al color de los trajes que utilizaban los mandarines, gobernantes de la antigua China. Se puede afirmar que es una fruta originaria de China e Indochina. En la medicina china es muy importante por sus propiedades antiinflamatorias. Su cultivo se introdujo en Europa en el siglo XIX. En la actualidad, los principales países productores son: China, España, Brasil, Argelia, Argentina, Colombia, Marruecos, Israel, Japón, Uruguay, México, Paraguay, Bolivia, Perú y Ecuador.

“El ancestro de todos los cítricos vivió hace unos ocho millones de años en el sudeste asiático”, explica el biólogo Manuel Talón, que acaba de trazar “el árbol genealógico más potente” de estos frutales. Sus matrimonios, simplificados, se pueden dibujar como si fueran los de la familia Buendía en Cien años de soledad. “La naranja dulce es hija de un pummelo [la madre del pomelo] y de una mandarina”, relata Talón, director del Centro de Genómica del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, que sitúa este enlace en lo que hoy es la China occidental hace unos 3.000 años.

En este cruce, la mandarina era el padre. Era una mandarina salvaje, ácida y llena de semillas, incomestible, que enviaría su esperma, el polen masculino, a través del viento hasta las flores de la madre, un pummelo. Fruto de la unión nacería la primera naranja, que según especula Talón sería detectada por un avispado agricultor chino, que perpetuaría su cultivo mediante injertos. Milenios después, a finales del siglo XV, la naranja dulce llegó a España en las manos de comerciantes portugueses e italianos.

El equipo del biólogo ha estudiado el genoma de 30 especies de cítricos. En concreto, los científicos han leído el ADN de los cloroplastos, unos orgánulos presentes en las células vegetales que portan información genética heredada de la madre. Sus resultados se publican ahora en la revista Molecular Biology and Evolution.

La mandarina llegó a España en 1845 gracias al conde de Ripalda, de la familia Marichalar, pero Talón sitúa sus orígenes en el sudeste asiático, hace miles de años. “La mandarina es hija de un padre naranja dulce y de una madre mandarina salvaje”, continúa el biólogo. El limón, por su parte, es el vástago de una madre naranja amarga y de un padre cidra, un fruto de corteza gorda y aromática utilizado en la medicina medieval.

Fuentehttp://www.ivia.gva.es/http://elpais.com/elpais/2015/04/14/ciencia/1429035387_315915.html

Tipos

Existen tres grandes grupos: las satsumas, las clementinas y los híbridos.

Satsumas (Citrus unshiu), de color anaranjado claro o verdoso. Son las más precoces y su recolección puede comenzar a mediados de septiembre. Se consideran excelentes pues carecen de semillas, tienen abundante zumo y son muy aromáticas.

Clementinas (Citrus reticulata), de color anaranjado algo más pronunciado. Son de pequeño tamaño y más tardío. Presentan un sabor más dulce y contienen semillas.

Gastronomía y Respostería

Fácil de comer como fruta fresca: peladas y a gajos o en zumo. Cocidas, las mandarinas se transforman en mermelada y conserva.

Y, por supuesto, ¡en repostería de color naranja!: tartas, natillas, cremas, sorbetes, flanes, galletas, bizcochos, ¡o casi naranja!: fondue de frutas con chocolate.

Propiedades nutricionales

La mandarina contiene un 88% de agua, hidratos de carbono y mucha fibra. La mandarina aporta: Vitaminas (C, provitamina A, y en menor cantidad B1, B2, B3, B6); Minerales (potasio, calcio, magnesio, fósforo); y ácido fólico, ácido cítrico, ácido oxálico, beta-caroteno, y antioxidantes.

Beneficios

La mandarina es desintoxicante y depuradora. Tienen propiedades antisépticas de los conductos urinarios y digestivos. Las mandarinas nos refuerzan ante la bajada de defensas, generación de glóbulos rojos y blancos. Resistencia ante las infecciones. Es remineralizantes, ayuda a la visión, cabello y uñas. Ayuda a la formación de Colágeno, huesos y dientes.

Comer una mandarina (o varias) nos puede ayudar a mejorar las siguientes situaciones:

Problemas de retención de líquidos (diurético) u obesidad. Problemas cardiovasculares, fluidificante de la sangre.

Estrés, Colesterol, Anemia ferropénica, Tránsito intestinal, Gota, artritis, reuma. Ácido úrico.

Tos, catarros, resfriados.

Ayuda a la buena formación del feto durante el embarazo. Aconsejable su consumo durante el embarazo y el período de lactancia.

Antiinflamatorias, antialérgicas.

Puedes encontrar mandarinas en nuestros productos: panellets, pasteles, trufas, madalenas y bombones

Alérgenos: Las mandarinas no encabezan la lista de los alérgenos alimentarios más comunes, pero eso no significa que puedan provocar alergia y manifestarse en forma de urticaria, inflamación o dificultad en la respiración, si la persona tiene alergia a los cítricos.

Condiciones de conservación: las mandarinas son sensibles a las bajas temperaturas y lo demuestran con manchas en su piel. Lo ideal es mantenerlas a temperatura ambiente. Se conserva muy bien durante unas semanas. Conservar en un lugar fresco y seco, protegido del sol.

Fecha de consumo preferente: 1 mes después de la compra

Proveedor: Biomímate o Naranjas Che www.naranjasche.com