Moda y alimentación

Me permito subir este texto íntegro de Gansos Salvajes porqué me ha gustado y está relacionado con la alimentación.

Fuente: http://gansossalvajes.com/2016/03/29/4-motivos-los-piensas-debes-adelgazar/

¿Crees que te sobran unos kilos? No te preocupes es normal, nos pasa a casi todas. Hay mujeres, muchas, que llevan toda su vida a dieta. Es normal, no quieres ser gorda. Después de puta es el peor de los insultos.

Mantener la figura es una lucha continua contigo misma. Una batalla que se libra en tu cuerpo pero incitada desde fuera. Tu cuerpo genera negocio para muchos, pero lo que te hace daño es que son negocios con objetivos e intenciones diversas. Así que recibes a diario y desde que naces mensajes contradictorios, llamadas a la acción de distintas empresas con intenciones diferentes:

1. Las marcas de moda. Los maniquíes en los escaparates, las modelos en las pasarelas, las fotografías de las imágenes de las revistas (menos las de Gansos Salvajes) te dicen que tu cuerpo debe tener una delgadez extrema. Y van a repetir el mensaje dentro de sus tiendas donde vas a comprobar que no eres adecuada, porque no hay ropa para ti.No existe nada mas allá de la talla 42, no existes tú o no existirás si engordas. Las grandes marcas con su inmenso poder económico propagarán imágenes de mujeres esqueléticas por todas partes y no podrás evitar verlas. No te las crees pero la parte inconsciente de tu cerebro hace lecturas distintas. (En este video profundizo en el tema)

2. La industria alimentaria (sí, tristemente es una industria y el objetivo de la industria es aumentar sus beneficios, no tu salud) quiere que comas, que consumas, que la comida sea una droga para ti. Por eso cada vez crean productos mas sofisticados, fáciles y rápidos de comer, con mas azúcares, mas bellos a la vista (coloreados y bien empaquetados), te los muestran con fotografías bellísimas llenas de símiles sexuales. Apelan a tu naturaleza instintiva y te iinvitan a asociar sexualidad con alimentación. La motivación por comer ya no nace del hambre, de la necesidad de estar alimentada para llenarte de energía o estar san@. Ahora debemos comer por placer, por adicción o para tapar nuestra insatisfacción emocional. No niego que la comida sea un placer, pero no es su único fin, ni su fin último.

Es muy fácil desconectar del hambre o del deseo interno que te dice cuando y qué es lo mas adecuado comer en cada momento. Se empieza muy pronto con una prescripción médica:

  • El biberón o el pecho cada 3 horas, si llora mucho, manzanilla.
  • A los 3 meses los potitos porque a los 4 tendrás que dejarlo en la guardería aunque el bebé no tenga el menor interés en la comida le metes la cuchara por la fuerza y le taponas con el chupete.
  • La comida triturada, nunca le des lo que elija por si mismo y coja con su manita.

Y así de fácil se ahoga toda posibilidad de autoregulación o de escucha del deseo interno. En ese momento la inferioridad física y la fuerza dependencia de los padres harán que el bebé transija y acepte esas reglas. Pero en la adolescencia querrá recuperar parte de su poder, y tendrá fuerza para luchar esa batalla en igualdad de condiciones, entonces quizá cierre la boca para no volver a abrirla. Después de todo, la forma conocida de relación con su cuerpo y con el alimento es la falta de respeto, así que resultará fácil violentarlo. (Los trastornos de conducta alimentaria suponen la tercera enfermedad crónica en la población de entre 15 y 29 años. Se calcula que el 11,5 por ciento de las jóvenes tienen un riesgo elevado de padecerla. Según datos de la ACAB.)

3. La industria del adelgazamiento. Dietas, pastillas, productos light, tablas de ejercicio o cirujia. Todos pueden ayudarte a que seas feliz. A que seas delgada.
Lo que importa no es la salud, es la delgadez. Y verás su mensaje en todas partes. Es más tu vas a contribuir a difundirlo subiendo fotos a instagram del antes y el después para que todos te alienten y te digan que estas más guapa! Ojalá viviéramos en una cultura menos visual y pudiéramos hacer fotos de cómo nos sentimos por dentro.

4. Las películas de Disney y la televisión se encargan de que desde pequeña sepas que eres tú imagen.Que tu imagen es lo más importante que tienes para el mundo, y debes identificarte totalmente con ella. Las princesas son guapas y delgadas (incluida mi amada Brave). Las mujeres en películas son accesorias y todas bellas según el canon (excepto las malas que son viejas). No sé si hay una siniestra estrategia o simplemente todo el mundo quiere vender más y no hay nada que venda mejor que la belleza y el deseo sexual. Los productores suelen ser hombres y creo que tradicionalmente el dueño del mando de la tele es el hombre, y todos sabemos que unas mujeres en bikini por ahí suben la audiencia porque…¡que diablos a nadie le amarga un dulce!

Y por último, entre toda la sociedad nos encargamos de que tu autoestima dependa de tu cuerpo, de tu delgadez aplaudiéndote o penalizando según corresponda, por eso la anorexia es tan peligrosa (tiene premio social). Las amigas de tu madre te dirán guapa y delgada como el mayor de los elogios. Y cuando eras mas joven muchos niños y adolescentes con sus cerebros en formación también expuestos a estos mensajes diariamente fueron mercenarios de las marcas y se encargaron de propagar el mensaje sin filtrarlo, puesto que no tenían la madurez para hacerlo. Probablemente te llamaron gorda o fea de las formas mas elocuentes que encontraron. Y si no fue a ti, fue a tu amiga.

Harta de ver esta realidad decidí hacer algo y convencí a un equipo de locas como yo para crear la primera revista que muestra mujeres de tallas y edades variadas sin Photoshop vistiendo moda sostenible y libre de explotación. Gansos Salvajes Magazine.

¿Qué puedes hacer tú?

  • Puedes firmar esta iniciativa para pedir a Zara que cambie las imágenes de su publicidad. También tienes el poder de elegir a que empresa haces crecer dándole tu dinero.
  • Puedes dejar de llamar guapas a las niñas porque han adelgazado.
  • Puedes dejar de criticar tu cuerpo, decir que estas gorda o que no deberías comer esto en presencia de tus hijas o de otras niñas.
  • Puedes dejar de exponerte y exponer a tu familia teniendo revistas que promocionan la ultradelgadez y el modelo único de belleza.

Foto credits: Anna Palmer

Escribe un comentario: