galetes romaní quadrades
crackers llavors baixagaletes romaní quadradescracker 3galeta salada regalGalleta de mostazacracker sense glutenGalleta de pimienta rosagaleta apigaleta alfàbregaGaleta romanícracker 2

Galletas saladas

3.0030.00

Limpiar

Descripción del producto

La palabra galleta viene de la palabra francesa galette. En Francia la galette es un pastel redondo o fino o un crepe hecho con trigo sarraceno. Galette viene de galet, que significa guijarro, y es el diminutivo de gal, a su vez, proviene de las lenguas indoeuropeas, de la palabra cal, que significaba piedra.

La necesidad de alimentos nutritivos, fáciles de almacenar y transportar, y de larga duración para los viajes largos, en particular para las travesías marítimas, se resolvió inicialmente mediante la adopción de alimento vivo, junto con un carnicero/cocinero. Sin embargo, esto ocupaba demasiado espacio en transportes de tracción animal o en barcos pequeños.

La introducción de la cocción de los cereales procesados y la creación de la harina proporcionaron una fuente alimenticia más fiable. Los marineros egipcios realizaban un pan plano y quebradizo de mijo llamado pastel dhourra, mientras que los romanos tenían una galleta llamada buccellum. El libro de cocina romano Apicius la describe como: “una pasta espesa de harina de trigo fina se hierve y se extiende en una placa. Cuando se ha secado y endurecido, se corta y luego se fríe hasta que esté crujiente y luego se sirve con miel y pimienta”.

Las galletas duras se ablandan a medida que envejecen. Para resolver este problema, los primeros panaderos intentaron crear una galleta lo más dura posible. Al ser duras y secas, y si se almaceban adecuadamente para su transporte, las galletas de las flotas sobrevivían a la manipulación de la tripulación y a las altas temperaturas. Para viajes largos, la galleta se cocía hasta cuatro veces. Para suavizar las galletas para comerlas, a menudo se sumergía en salmuera, café o algún otro líquido o eran cocidas en una sartén con la comida.

En 1588 en la Armada Española, la cantidad diaria a bordo de un buque de la Marina Real era una libra de galletas más un galón de cerveza. Las galletas continuaron siendo una parte importante de la dieta de los marineros de la Marina Real hasta la introducción de los alimentos enlatados.

Las primeras galletas eran duras, secas y sin azúcar. A menudo eran cocinadas después de pan, en el horno de la panadería cuando estaba ya enfriándose. Eran una forma barata de sustento para los pobres.

En el siglo VII d.C. los cocineros del imperio persa habían aprendido cómo enriquecer las mezclas a base de pan con huevos, mantequilla y crema, y ​a ​endulzarlas con frutas y miel.

Una de las primeras galletas especiadas fue el pan de jengibre, en francés pain d’épices. Fue traída a Europa en 992 por el monje armenio Grégoire de Nicópolis, que vivió en Bondaroy, Francia, cerca de la ciudad de Pithiviers. Se quedó allí durante siete años y enseñó a los sacerdotes franceses y a los cristianos cómo cocinar pan de jengibre.

Con la invasión musulmana de la Península Ibérica, y luego con las Cruzadas y el desarrollo del comercio de las especias, las técnicas de cocina e ingredientes de Arabia se extendieron hacia el norte de Europa. En la Edad Media las galletas se hacían a partir de una pasta de pan decorada y condimentada y luego horneada, o de pan cocido enriquecido con azúcar y especias. El rey Ricardo I de Inglaterra trajo de la Tercera Cruzada (1189 a 1192) el “biskit muslin”, que era un compuesto de maíz mezclado con cebada, centeno y harina de frijoles. Existen escritos del monasterio de Vadstena que explican cómo las monjas suecas horneaban pan de jengibre para aliviar la digestión en 1444.

Cracker

Estas galletas saladas son ideales como aperitivo, solas o con patés veganos, salsas y dips. Además mejoran el tránsito intestinal. Si te gustan las semillas, esta es tu galleta.

Un cracker es una galleta horneada habitualmente hecha con masa de harina cereal sin levadura y elaborado con diversas formas, tamaños y sabores. Se aromatiza o condimenta con sal, hierbas, semillas o queso, tanto en la masa como espolvoreado encima antes de hornear. Los crackers son un alimento básico nutritivo y fácil de usar que se almacena y transporta bien. Unos precedentes del cracker moderno están en las galletas náuticas. Podría decirse que sus raíces están en los panes planos antiguos como el lavash, chapati, pita, matzá y flatbrød o knäckebröd.

En 1792 Theodore Pearson, de Newburyport (Massachusetts), elaboró un pan similar al cracker solamente con harina y agua, al que llamó pilot bread. Fue un éxito inmediato entre los marineros gracias a su largo plazo de conservación, y pasó a ser conocida también como hardtack. La de Pearson fue la primera panificadora de crackers de los Estados Unidos. Los Crown Pilot Crackers fueron elaborados con la misma receta y vendidos en Nueva Inglaterra hasta principios de 2008.

El momento revolucionario para el cracker llegó en 1801 gracias a otro panadero de Massachusetts, Josiah Bent, quien horneó galletas saladas en su horno de ladrillo. El ruido crujiente que hacían las galletas inspiró su nombre (crack significa ‘chasquear’ o ‘crujir’). Bent convenció a sus clientes del potencial del producto como aperitivo, y para 1810 su negocio de Boston estaba en pleno auge.

Savors disponibles:
Cracker con sal gris de Guérande
Crackers con  hierbas Mediterráneas
Crackers amb semillas y mostaza
Crackers con 5 semillas (sin mostassa)

Lino:

Las semillas de lino son muy ricas tanto en fibra como en ácidos grasos Omega 3, lo que hace de ellas un superalimento. El lino es una gran fuente de ácidos grasos poliinsaturados omega 3 (75%) y omega 6 (25%), contiene enzimas digestivas que facilitan la digestión y favorecen el tránsito intestinal, son una fuente de vitamina E y vitaminas del grupo B, y de minerales como el yodo, hierro, zinc, magnesio, calcio, potasio, manganeso, silicio, cobre, níquel, fósforo y cromo, entre otros.

Los beneficios del lino más importantes son que nos ayudan a controlar el colesterol, favorecen la digestión, reducen las grasas del cuerpo gracias a la alta cantidad de fibra soluble que contiene, previene y reducen el estreñimiento, ayudan a regular el nivel de azúcar en sangre, y por su contenido en Vitamina E que es un potente antioxidante encargado de luchar contra los radicales libres solubles en lípidos, es decir, ayuda a proteger los ácidos grasos y a cuidar al organismo de la formación de moléculas tóxicas.

Hierbas mediterráneas:

Cuando paseamos por las laderas boscosas del Mediterráneo encontramos hierbas aromáticas como el tomillo, la ajedrea y el orégano. Esta receta es un regalo para los aperitivos de un día de vacaciones. Cuando tenemos tiempo para degustar y saborear con calma.

Las hierbas aromáticas, al igual que el aceite de oliva, respetan el alimento al que complementan, realzando su sabor. Contienen, además, una alta proporción de sales minerales y de vitaminas. De esta forma, nos aportan esencias aromáticas e importantes propiedades nutritivas y terapéuticas. Convierten un plato de verduras o ensalada en un nutritivo, digestivo y apetitoso plato.

Pimienta Rosa:

La pimienta rosa es originaria de Brasil, Paraguay y Argentina. En el siglo XVIII fue introducido en áreas subtropicales de América y Asia donde ha prosperado como maleza, siendo actualmente considerada planta invasora en algunas zonas del planeta. Si te gusta la aromática pimienta rosa, esta es tu galleta. Ideal como aperitivo o antojo.

Prácticamente todas las partes de este árbol tropical, incluyendo sus hojas, cortezas, frutos, semillas, resinas, y oleorresinas (o bálsamo) se han usado medicinalmente por los pueblos indígenas en todo el trópico. La planta tiene un largo historial de uso y aparece en antiguos artefactos religiosos y en ídolos entre algunos de los antiguos amerindios chilenos.

La pimienta brasileña se cultiva como planta ornamental en regiones cálidas de América del Sur por su follaje y frutos.

A pesar de que no es una verdadera pimienta (Piper), sus drupas secas se venden como granos de pimienta rosa, al igual que los frutos de las especies relacionadas Schinus molle (peppertree peruana). Por lo general se venden las semillas secas y tienen un color rosa brillante.

Contiene, además, una alta proporción de sales minerales y de vitaminas. De esta frma, nos aportan esencias aromáticas e importantes propiedades nutritivas y terapéuticas. Convierten un plato de verduras o ensalada en un nutritivo, digestivo y apetitoso plato.

Romero, Tomillo y hierbas mediterráneas:

El romero posee tantas propiedades terapéuticas. Es originaria del Mediterráneo aunque se ha naturalizado en lugares tan dispares como las islas Azores o Canarias, y también en Bulgaria o Crimea. En el edicto de Carlomagno Capitulare de villis vel curtis imperii, artículo nº 70, el rey ordena plantarla en sus jardines reales. Si te gusta el romero, esta es tu galleta. Ideal como aperitivo o antojo.

Del romero se utilizan las hojas y las flores. Es una planta rica en principios activos. Se puede aplicar de forma externa o tomar de forma interna para tratar úlceras, dolores, alopecia, asma, espasmos intestinales, cicatrices, circulación.

El romero es una de las plantas aromáticas más valoradas en cocina por su agradable olor y el sabor que aporta a los alimentos. Se utiliza tanto fresco como seco. También se utiliza para macerar aceites y vinagres, incorporando una rama fresca en el envase donde se conservan, lo que aporta grandes matices al infusionar. En la cocina de vanguardia se utiliza esta técnica pero se suele desarrollar confitando el romero en los líquidos. En España e Italia se utiliza como parte de los ingredientes para la preparación de charcutería con embutidos cárnicos, especialmente los procedentes del cerdo. En Castilla-La Mancha es habitual encontrarlo cubriendo elaboraciones curadas como la Caña de Lomo o el Queso manchego, cumpliendo la doble función de aromatizar y proteger el producto.

En algunos países, se coloca aún una ramita de romero en manos de los difuntos o se planta sobre su tumba. En el lenguaje de las flores, el romero es símbolo de la buena fe y la franqueza.

Ingredientes: biológicos, integrales, veganos, km0

Ingredientes: Harina de arroz* y lenteja roja*/trigo sarraceno*, agua filtrada lumínica*, aceite de oliva extra virgen*, semillas de lino*, (5 semillas: lino, calabaza, girasol, sésamo y amapola; hoja de romero, tomillo o hierbas mediterráneas o pimienta rosa*), y sal marina *.

* ingredientes de producción ecológica. 100% producción ecológica.

Alérgenos: No contiene gluten. No contiene frutos secos. Puede contener trazas de almendras, avellanas, sésamo.

Condiciones de conservación: En un lugar fresco y seco. Consumo preferente 5 meses.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Galletas saladas”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *